miércoles, 9 de noviembre de 2011

GRATITUD Y ABUNDANCIA

La gratitud es una de las emociones más poderosas y hermosas que podemos sentir. Es a través de la gratitud que hacemos cosas significativas por otros: ayudamos, amamos y servimos.   El 3 de noviembre, en nuestro encuentro con varios conectores de sueños, sentí una gratitud inmensa hacia cada una de las personas que estaban presentes y hacia aquellas circunstancias que un día cualquiera les dio por ponernos en el camino de unos y otros.  La gratitud no era solo mía, estaba presente en varios de nosotros si no en todos. Así es,  la  gratitud nos llenó el corazón, y los corazones llenos se desbordan y quieren servir y unir;  como también necesitan recordar que no están solos, que en las carreras de estos días, en el mundo de la información y la eficiencia, es posible encontrar a otras personas que como uno, andan con los corazones y las manos llenas para tejer sueños, propios y ajenos. 
La gratitud es alegría y gozo. En gratitud nos sentimos plenos y es este sentimiento el que posibilita la abundancia, esa que viene del alma, que generosamente aparece cuando todos ponemos lo que podemos aportar. No importa cuánto, ni cómo, ni qué, todo es bienvenido.  
La abundancia no es tener mucho de todo hasta el hastío o el aburrimiento, la abundancia es tener y estar en la vida con lo suficiente, de tal forma que haya para cada uno de nosotros y para los demás.     Por esta razón, cuando soñamos, para nosotros y otros, esos sueños magníficos como los que se alcanzaron a mencionar en nuestra reunión (y otros que aún se están preparando), estamos acudiendo a la abundancia de nuestro corazón y a la de otros, para conectarnos y poder volver a vivir en Unidad.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada